15/11/07

Hoy he sido nazi (Pero de mentirijilla!)

Pues eso, que hoy, a traición, mi afable profesor de Teoría de los Derechos Humanos nos ha sacado una práctica sobre los juicios de Nüremberg. El trabajo? Sacar de tres sentencias de distintos jueces la condena y la doctrina detrás de ella, defendiendo cada miembro de un grupo de tres una postura.

Podría haberme tocado el texto iusnaturalista (Existe un Derecho Natural superior a las leyes arbitrarias que los nazis han violado, haciendo que su "derecho" no sea verdadero Derecho. Por lo tanto, CONDENAMOS), o el texto positivista teórico (El Derecho nazi sí era verdadero Derecho, pero éste no debe obedecerse si viola principios superiores como la vida o la libertal. Por lo tanto, CONDENAMOS). Pero no, me tocó la doctrina del positivismo ideológico débil (Todo Derecho aporta seguridad jurídica, orden. Esto es mayor que cualquier mal que pueda crear ese Derecho, por lo tanto cualquier Derecho debe de ser obedecido, porque cualquier Derecho es justo. Por lo tanto. ABSOLVEMOS)

Hasta ahí todo normal, sin problema, no es más que defender una postura bien argumentada, pero que no compartes. No es la primera vez que lo hago ni será la última.

Pero quizá tenía que haber valorado la situación antes de coger uno de los tres folios al azar. Y es que, por muy legítimo y útil para el aprendizaje que sea defender argumentos que no se comparten, hay que tener en cuenta que hay cosas que es mejor no hacer, aunque no pase más allá de la anécdota semi-divertida.

Como, por ejemplo, defender el nazismo delante de dos chicas Erasmus.


Polacas.


-

2 comentarios:

Kilburn dijo...

Joder, qué putadón.

Christian Supiot dijo...

jijijijijiji