27/7/08

Capicúa

Cuando la luz de niebla destroza la sangre, sólo los daneses no derrotan la lateral cuantía.