1/12/08

Atado por tus Cuerdas

Hacía mucho que tú y yo no nos sentábamos a hablar. Teníamos cosas duras que decirnos, y lo hicimos. Me echaste en cara que ya nunca estaba contigo. Yo te dije que no tenía tanto tiempo como antes, y que debías entenderlo. Te dije que cuando estaba contigo disfrutaba casi, casi tanto como con ella. En vez de preguntarme si a ella la quería más que a tí, me preguntaste "Pero nuestro amor es distinto, verdad?". Asentí. Te prometí que a partir de ahora estaría todos los días un rato contigo, para contarnos qué tal ha ido el día, hablar de nuestras cosas, o simplemente estar abrazados en el sofá. Te fiaste de mí, como siempre, y no te voy a defraudar. Todo estaba arreglado entre nosotros. Echaba de menos abrazarte, agarrarte fuertemente y pegarte a mí. Yo añoraba tu cuerpo. Tú añorabas mis manos. No pudimos separarnos hasta casi dos horas después. Lloraste, porque sabes que me encanta.

Nunca volveremos a estar lejos tanto tiempo. Todo nos va a ir mucho mejor a partir de ahora. Te lo prometo.

Te lo prometo, Sally.


5 comentarios:

Dama Blanca dijo...

Que conste que no es por mí...

Jokin dijo...

Muy chula la entrada ^_^

Bardo Loco dijo...

Ya iba siendo hora, majo.

Kilburn dijo...

Jo, al principio creía que hablabas de tu polla. XDDDDDDDDDDD

y me pinto el pelo con rotulador dijo...

Eso es amor...